Detectan vapor de agua en la atmósfera de un planeta extrasolar

Una nueva técnica permite analizar atmósferas gaseosas de planetas extrasolares y en su primera prueba ha detectado la presencia de vapor de agua en un planeta con una masa similar a Júpiter, lo que se conoce como un “Júpiter caliente”, y que orbita a una estrella cercana, llamada “Tau Bootis b”.

Éste nuevo experimento consiste en analizar los distintos espectros de luz y las diferentes longitudes de onda que emiten según las moléculas que componen la atmósfera del planeta.

Mediante el uso de un espectrógrafo ha permitido a los investigadores ver la longitud de onda que se produce cuando hay presencia de agua, confirmando que en la atmósfera de dicho planeta hay vapor de agua.

Podéis ampliar la noticia aquí o aquí.

Hace poco vimos la noticia de que se había detectado vapor de agua en el planeta enano Ceres.

El Observatorio Europeo Espacial Herschel reveló por primera vez la presencia de vapor de agua en este objeto en el Cinturón de Asteroides, y se estima que la cantidad de hielo de agua en Ceres puede ser mayor que toda el agua en la Tierra.

Anuncios

Imponente destello y eyección solar, de intensidad X4.9, la pasada madrugada

La pasada madrugada el Sol ha lanzado un imponente destello, de clase X4.9, proviniente de la región AR 11990.

Se trata del tercero más potente de éste ciclo solar, el ciclo 24, sólo superado por el X6.9 del pasado 9 de agosto de 2011, y del X5.4 del 7 de marzo de 2012.

Las dimensiones de la fulguración pueden apreciarse bien en la siguiente imagen, en la que se ha puede ver el tamaño que tendría la Tierra en perspectiva:

Enlace permanente de imagen incrustada

Aquí lo podéis apreciar un poco más grande:

Enlace permanente de imagen incrustada

Pero sin duda la siguiente foto os hará entender las verdaderas dimensiones del destello que tuvo lugar hace menos de 24 horas:

En éste vídeo podéis ver el destello en movimiento.

En éste otro vídeo podéis ver tanto el destello como la eyección de masa coronal.

Por suerte, ésta gran llamarada solar no está dirigida hacia la Tierra, y se estima que como mucho rozará nuestro planeta, con lo que no hay ningún peligro.

El flujo de protones asociado al destello ha alcanzado el nivel de tormenta de radiación menor (S1), cosa bastante habitual y que no entraña ningún peligro para nosotros, que posible se acerque a nuestro planeta el próximo 26 o 27.