La cuarta especie de nuestro ADN

Una de las grandes preguntas de la Humanidad es ¿de donde venimos?

Dependiendo de si tenemos una mente científica o más espiritual, las teorías más extendidas serían que provenimos de una evolución o de un ser superior que nos creó, respectivamente.

Evolución

Evolución

Ambas teorías son apasionantes, aunque la primera es cuestión de fé y la segunda parece tener más rigor científico, como es de suponer, no obstante, nuestro respeto por ambas.

La cuestión es que recientemente se ha averiguado que en nuestro ADN hay restos de cuatro especies distintas, y sólo tenemos controladas tres de ellas, lo que supone un misterio por el momento.

En la cueva de Denisova, en Siberia, se han encontrado éstas tres especies que tenemos identificadas, que son homo sapiens (nosotros), neandertales y denisovanos, pero ¿cúal es la cuarta especie? ¿porqué no se ha hallado absolutamente ningún resto de ésta esquiva especie?

Sabemos que las tres especies conocidas se hibridaron entre ellas, creando lo que hoy somos, pero se nos escapa una cuarta especie de la que también descendemos.

Algunos piensan que esa cuarta y misteriosa especie podría ser una que tenemos bien controlada pero que no hemos considerado pariente nuestro: los homo erectus.

Os dejamos con el videoblog de José Manuel Nieves, en el que trata éste tema de “La Cuarta Especie“.

Pero la historia de nuestra especie tiene otras teorías, quizás menos científicas, aunque no menos apasionantes.

Algunos creen que esa cuarta especie sin identificar hasta ahora, podría haber venido de algún lugar remoto de la galaxia, quizás de un planeta que algunos llaman Nibiru.

Nos estamos refiriendo a los Anunnakis, una especie extraterrestre que nos habría visitado hace unos 450.000 años, y que también se habría terminado hibridando con el resto de especies, dandonos gran parte del conocimiento que hoy tenemos.

Si tienes una mente racional ahora estarás pensando que menuda chorrada de historia quizás, demasiado fantasiosa para tan siquiera molestarse en investigar sobre ella, pero no olvidemos que a Moisés le habló una zarza según la Biblia, por poner un ejemplo.

Sea real o no es una bonita historia, y de ser cierta podría explicar la desconocida cuarta especie que hay en nuestro ADN, el motivo por el cual no se han encontrado ninguno de sus restos, y todas esas extrañas pinturas y grabados de civilizaciones antiguas en las que aparecen seres con extraños cascos que nos recuerdan a los astronautas modernos, o ese arte en el que salen extraños personajes contra toda lógica, como es el caso del arte rupestre encontrado en Tassili, Argelia, o el conocido como “astronauta de nazca”, por citar algunos ejemplos.

Pintura rupestre de Tassili

Pintura rupestre de Tassili

Actualización 08/02/2015: Os dejo con un enlace en el que podéis encontrar algunos grabados que recuerdan a seres extraterrestres, algunos de ellos con una especie de escafandra que recuerda a los trajes de los astronautas. Las fotos han sido tomadas por el periodista Juanje Vallejo para Blue Radio. Cuanto menos te hace pararte a pensar si la idea es tan descabellada como puede parecer a primera vista o realmente podría haber ocurrido.

Algunas de éstas piezas de arte antiguo a las que nos referimos fueron comentadas en éste vídeo, por Javier Sierra, en el programa Cuarto Milenio.

Sin duda es una historia dificil de creer para una mente racional, pero también es extraño que en tantas civilizaciones distantes en épocas y geografía aparezcan referencias a éstos extraños visitantes venidos del espacio.

¿Seremos hijos del Universo?

La ropa del siglo XXI: Ropa en spray, biomédica, ecológica, térmica y electrónica

La ropa de siglo XXI mezcla moda con tecnología y es creada en conjunto por diseñadores y científicos, dando como resultado tejidos que tienen propiedades dignas de la ciencia ficción.

Los materiales con los que se están diseñando permiten añadir propiedades térmicas, electrónicas, ecológicas y biomédicas, lo que está revolucionando el mercado textil y mejorando nuestras vidas.

Uno de los objetivos es crear tejidos biodegradables, reutilizando materiales que normalmente son desechados, de forma que cuidamos el medioambiente.

Tintes electrónicos, iluminación LED en prendas, camisetas que monitorizan las constantes vitales, pantalones que cargan el móvil ya están en el mercado, y es sólo el principio de lo que está por venir.

El futuro próximo nos depara tejidos autolimpiables, que protejan contra alergias o que suministren medicación, por poner algunos ejemplos.

También se han diseñado ya bodys para bebés que cambian de color cuando el niño tiene fiebre, ropa hecha con nanotubos de carbono que mantiene o disipa el calor, tejidos de hilo de araña sintéticos, ropa que recolecta nuestra propia energía o que se dispara directamente con un aerosol sobre nuestro cuerpo (ropa en spray).

Ropa del siglo XXI

Ropa en Spray

Sun duda nos espera una revolución textil en los próximos años, con creaciones que pareceran sacadas de una película futurista.