Se reduce a la mitad la mortalidad infantil en todo el mundo

El titular es alentador pero, aunque supone una mejora muy importante y que estamos en el buen camino, hay que ser conscientes de que el dato es todavía muy triste, y es que en todo el mundo murieron el año pasado 6,6 millones de niños menores de cinco años, lo que supone 18.000 niños cada día.

Niños somalís

El peor dato se registró en 1990 cuando murieron más de 12 millones de niños, y desde entonces se ha ido reduciendo la mortalidad infantil, entre 1990 y 1995 a un ritmo del 1,2 %, y entre 2005 y 2012 a un 3,9 % anual.

UNICEF está convencida de que podemos mejorar todavía mucho éste dato, ya que la mayor parte de las muertes se pueden evitar ayudando en países desfavorecidos.

Neumonía, partos prematuros o falta de oxígeno al nacer, diarreas o malarias son las enfermedades que más víctimas se cobran en éstos países, pero la que encabeza el ranking, por desgracia, es la desnutrición, que es la causante en un 45 % de las muertes.

Casi la mitad de la mortalidad infantil tiene lugar en sólo cinco países: China, República Democrática del Congo, India, Nigeria y Pakistán, repartiéndose India (22%) y Nigeria (13%) más de un tercio de todos los fallecimientos.

Con unos servicios de salud básicos, con atención médica antes, durante y después del embarazo, acceso a medicamentos esenciales como los antibióticos, y garantizando una lactancia materna durante los primeros seis meses de vida, muchas de las muertes en los primeros días de vida podrían evitarse.

Por lo tanto, estamos mejorando y gracias a las medidas que se han tomado los últimos años se han salvado muchas vidas, pero todavía hay infinidad de cosas que se puede hacer para reducir más aún éste dato, llevando agua a poblados donde no tienen, construyendo centros de salud, creando escuelas donde puedan labrar su futuro, ayudando a que sus tierras sean más fértiles o enseñándoles a mejorar su agricultura o ganadería, para que el día de mañana sean autosuficientes y cuenten con las necesidades básicas de una manera independiente.

Entre todos podemos, aportando nuestro granita de arena. No se trata sólo de salvar vidas, si no de dar a esas vidas una esperanza. Que puedan vivir con una cierta calidad de vida y, aunque sea por un instante en su vida, puedan sentirse medianamente felices.

Ellos lo merecen también, no dejemos que haya tanta desigualdad entre una misma especie.

Fuente: http://www.europapress.es/salud/noticia-mortalidad-infantil-reduce-todo-mundo-casi-mitad-1990-20130913141512.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s